Capítulo 1: Recuerdos en la maleta.

Ir abajo

Capítulo 1: Recuerdos en la maleta.

Mensaje por Escritora de sueños. el Jue Jul 19, 2012 3:54 am

En el fondo quería irme, pero tenía miedo de lo que me podía encontrar allí y un sentimiento de tristeza al dejar a tantas personas aquí. Empecé a pensar que era algo egoísta por mi parte llevarme tantos recuerdos metidos en una maleta y dejar aquí a tantas personas que me habían ayudado y querido, pero yo ya dije que no quería si no era con ellos. Así que cerré la maleta y suspiré. En una semana comenzaba mi viaje, y porque no, mi nueva vida.

-Pollooooooooooooooooooooooooooooooooo, ¡baja ya de una vez a ayudar!- Mi hermana Julie irrumpió en mis más profundos pensamientos con uno de sus gritos, que puestos a decir, se oyen por todo el vecindario.

-Deja de gritar tanto Julie, que al final van a venir los vecinos a denunciarnos- Mítica frase de mi padre, y quiero pensar que de todos.

Dejé la maleta en la cama y bajé a ayudar a mi querida hermana a terminar de empaquetar mis cosas ya que en dos horas llegaban los de la mudanza para llevar mis cosas al aeropuerto.

-Pero si ya está casi todo empaquetado… ¿con que quieres que te ayude entonces?- Dije algo confusa.

No se para que preguntaba, conociendo a Julie diría algo del estilo: “Odio que estés sola en tu habitación, y más ahora que te vas a ir”. No, no me equivocaba. La contesté con una sonrisa algo triste y la revolví el pelo. En el fondo, aunque sabía que era un poco pesada y que discutíamos muchas veces, la quería muchísimo y era una de las pocas personas a las que extrañaría allí en Londres. Apenas nos llevábamos dos años y físicamente éramos como el ying y el yang: Ella rubia y yo morena, ella tenía los ojos de un color más marrón amarillento, y yo les tenía azulados. En definitiva, ella se parecía a nuestro padre y yo, como no, a nuestra madre. Aun así, era de las pocas personas que me entendía solo con mirarme, que sabía cuando tenía que hablar y cuando estar en silencio, cuando necesitaba un abrazo y cuando, simplemente, necesitaba estar sola. Ella superó mucho antes la muerte de nuestra madre, o quizás eso demuestra por fuera. Algunas noches la oía llorar pero eso fue hace mucho, ahora es ella la que me oye a mí. Añoraré esas noches en las que nos quedábamos horas y horas hablando de nuestras cosas: Ella, por fin, se decidió a contarme que la gustaba el profesor de teatro de mi amiga Love, Axe, que para que engañarnos estaba para mojar pan con leche, y yo la contaba mí muy rutinaria vida en la que nunca pasaba nada. Hacíamos eso desde que murió nuestra madre, quizás porque no queríamos sentirnos tan solas en aquella casa tan grande y tan vacía.

Desde aquel trágico suceso, hemos cambiado todos: Yo cada vez sonrío menos, mi hermana parece que está asentando la cabeza, pero solo lo parece, porque sigue confiando demasiado en sus cientos de peluches que están encima de su cama, y mi padre… mi padre se refugia en su trabajo, por lo que muchas veces parece que está ausente o directamente como que no está. Quizás esta es otra de las razones por las que he decidido marcharme, quizás sea porque de los 3 yo he sufrido más, quizás…
avatar
Escritora de sueños.
Admin
Admin

Mensajes : 26
Puntos Mensajes/Temas : 44

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.