Capítulo 4: Un mal trago.

Ir abajo

Capítulo 4: Un mal trago.

Mensaje por Escritora de sueños. el Jue Jul 19, 2012 4:00 am

Mi color de piel habitual había pasado de ser blanco, a rojo, amarillo, azul, violeta, verde, y cualquier color que puedas imaginar. Pero de repente se volvió pálida y mis músculos se agarrotaron, dejándome inmóvil ante sus ojos. Love lo notó y me agarró más fuerte para evitar que me cayese si me fallaban las piernas. Se me empezó a nublar la vista y oía a mi hermana gritar con fuerza. ¿De dónde había salido Julie? ¿Qué me estaba pasando? ¿Qué hacía él allí? ¿Qué…. Mil preguntas rondaban por mi cabeza, y en un segundo todo se volvió negro. Desperté en mi cama, todavía un poco confusa por lo que había pasado. En la puerta estaban Julie y Zoe intentando consolar a Love, que a duras penas las estaba contando que había sucedido.

-Yo, yo, yo… Yo no quería, de verdad. Ella se puso a llorar y para alegrarla, hic...hic- Casi no podía articular palabra entre las lágrimas y el hipo, aun así continuó- llamé a un chico que estaba bastante lejos y me puse a hacer tonterías. Clara me dijo que me parase y yo, hic…hic, yo no la hice caso y la cogí. Le dije al chico que se acercase, que le iba a presentar a una amiga y…- Su llanto aumentaba cada vez más y más. Se sorbió los mocos y prosiguió.- No pensé que iba a ser él, no lo hice a propósito, de verdad.- Se abrazaba a Zoe y a Julie con fuerza mientras ellas la acariciaban el pelo y la decían que no se preocupase.

-Tranquila Love, sé que no lo hiciste a propósito.- Acerté a decir con las pocas fuerzas que tenía.

-Lo siento tantísimo. Lo siento, lo siento, lo siento…-Su voz se iba debilitando cada vez más. Se sentó a mi lado y la cogí la mano.

- Tenía que pasar. Algún día tendría que volver a verle. Han pasado ya 5 meses de aquello, mucha suerte he tenido. No puedo evitarle por siempre.- Me mataba verla así, no quería que pensase que la culpa era suya. No quiero que nadie piense que lo que me pasa es por su culpa, y no es la primera vez. Me paré a pensar en Dennis, mi mejor amigo. Un chico alto, moreno de piel y pelo verde. Siempre ha estado ahí. Desde que lo dejé con Iván, desde que no soy la que era antes, él se tortura pensando que la culpa fue suya. Él vive con Iván, fue quien me lo presentó, y cada vez que me ve siempre repite lo mismo, si no se me hubiera ocurrido presentaros, nada de esto hubiera pasado. Y así un día tras otro.

Cerré los ojos para intentar descansar algo, la verdad es que no tenía fuerzas para hablar ni para levantarme de la cama; en el fondo, tampoco quería. Love se levantó y decidió que lo mejor era dejarme sola, así que cogió a Julie y Zoe y se las llevó de la habitación.

No conseguí dormirme, y al poco rato oí como se abría la puerta de la habitación. Entró mi hermana Julie con uno de sus peluches en los brazos. Se acercó y me dio un cálido beso en la frente.

-Te quiero, pollito- Me susurró al oído. Esbocé una pequeña sonrisa mientras ella dejaba su enorme peluche a mi lado, diciéndole que esta noche se quedaría conmigo para cuidarme, ya que todavía estaba un poco débil. Cuando estaba a punto de salir de la habitación, se paró en seco y comenzó a correr en dirección a mi cama. Se acurrucó a mi lado y me abrazó.

-No quiero que te vayas a Londres. Por favor no me dejes aquí.-Dijo mientras dejaba escapar alguna lágrima. La acaricié suavemente el pelo y apreté fuertemente la mandíbula para no llorar yo también.

-Tranquila cielo, en cuanto consiga adaptarme y centrarme un poco, te prometo que conseguiré el certificado para que puedas venir conmigo. Ya verás como todo va a salir bien. Ahora no pienses en ello y descansa.-Seguí acariciándola el pelo hasta que las dos, bueno los tres si contamos a su peluche, nos quedamos dormidos.

Los días siguientes pasaron muy rápidos, apenas salí de casa. Me pasaba las horas encerrada en mi habitación, escuchando música y escribiendo. De vez en cuando el papel se manchaba con alguna que otra lágrima que yo secaba con cuidado. Cuantos sentimientos encerrados en una lágrima, ¿verdad?

Cuando me quise dar cuenta, ya estábamos a viernes, y mi avión salía el domingo por la mañana. Encendí mi móvil tras 3 días y me encontré con unas cuantas llamadas perdidas y mensajes de mi prima Ciris, así que decidí llamarla.

-¡Prima mía del alma! ¿Donde has estado todo este tiempo? Me tenías muy preocupada…-Así es mi prima, tan rápido me quiere dar un abrazo como me quiere matar. Cir es mi prima, como ya os he dicho, pero llevamos tanto tiempo juntas que somos ya como hermanas. Es una chica súper alegre y extrovertida. Tiene el pelo no muy largo de un tono morado clarito, casi lila, una piel muy blanquita y unos ojazos enormes.

-¡Pequeña! Creo que ya te has enterado de lo que pasó, ¿no? Desde entonces hasta hoy he estado metida en casa- Se notaba cierto tono melancólico en mi voz.

- Sí, me llamó Julie para contármelo.- Se puso algo más seria, pero sin perder la calma. Podría decir que estaba algo enfadada.- Como sé que estas bien, te llamo para decirte que…- Dudó unos instantes.

-Para decirme que…- Repetí sus palabras.

-Me ahfhdkskffghf- Lo dijo tan bajito que apenas pude entenderla, aun así logré descifrar lo que decía.

- ¡QUE VAS A HACER QUEEEE! DE QUIEN HA SIDO LA IDEA, TUYA O DE DENNIS- No daba crédito a lo que estaba oyendo. Definitivamente Cir y Dennis se habían vuelto locos.
avatar
Escritora de sueños.
Admin
Admin

Mensajes : 26
Puntos Mensajes/Temas : 44

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.