Kira.

Ir abajo

Kira.

Mensaje por Sarii Forgetful el Vie Ago 10, 2012 11:34 am



No puedo dormir a pesar del cansancio que tengo después de haber trabajado durante horas y horas sin parar. Por otro lado, es mejor dormir para estar descansada y para no pensar, aunque eso no puedo evitarlo. Los recuerdos los tengo grabados a fuego y jamas podré olvidarlos.
-Kira, ¿estás despierta? -pregunta Nayara entre susurros.
-Sí.
Nayara es mi pequeña amiga de doce años, de hecho, la única en este lugar.
-¿Qué tal el día?
-Me he quemado -contesto.
-¿En serio, dónde? -pregunta ella angustiada.
-En el hombro.
Cojo una de sus pequeñas manos y le enseño mi quemadura.
-Vaya, ¿te duele?
-No mucho.
La verdad es me arde, pero peores cosas me han pasado.
-Que mentirosa -dice con voz burlona.-Seguro que te duele pero como eres tan fuerte, lo aguantas.
Sonreí.
Ahora, ella es la única que puede sacarme una sonrisa.
-¿Sabes? De mayor quiero ser tan fuerte como tú.
-No hace falta, tú ya eres fuerte -digo removiendo su pelo liso.
-No creo.
-Sí.
-Bueno, si tú lo dices...
-Lo eres.
Nos quedamos un rato en silencio.
-Nayara, es tarde. Es mejor que durmamos.
-Vale. Buenas noches, Kira.
-Buenas noches -dice mientras me coge la mano y se acurruca a mi lado.
Me quedo mirando la oscuridad a la espera de que el sueño venga, pero no viene. Oigo disparos que probablemente vienen de la superficie. El gueto está bajo tierra y es donde todos dormimos. Somos muchos, quizás doscientos o trescientos chicos y chicas, pero puede que me equivoque. Intento acomodarme en la esterilla que me han asignado hoy, pero haga lo que haga sigo estando incómoda.
Vaya mierda -pienso.
Recuerdo como era tener una cama calentita, cómoda y suave.
Oh...mierda. No recuerdes.
Pero es demasiado tarde. Empiezo a recordar los días en los que me ponía enferma y en los que mi madre me cuidaba. Los días en los que quedaba con mis amigas e íbamos al cine. Los días en los que mi padre venía después de trabajar y dábamos paseos juntos y comprábamos dulces.
Como es de esperar, me invade la nostalgia.
Echo de menos a todos. ¿Donde estarán mis padres? ¿Mi madre ya tuvo el bebé?
Rompo a llorar en silencio porque lo recuerdo todo. Si no hubiera sido por esas estúpidas disputas entre las potencias mundiales, yo no estaría aquí, en este lugar tan horrible.
Siento mucha rabia por lo injusta que ha sido la vida.

[i]Pienso en el día en el que todo había sucedido, lo recuerdo tan bien como si hubiera sido ayer.
Era junio del año pasado, y solo faltaba una semana para terminar el instituto. A pesar de que ya habíamos tenido los exámenes finales, teníamos que seguir yendo a clase hasta el último día, palabras del director. Como yo sabía que había aprobado todas las asignaturas, aquellos últimos días deje de atender en clase. Total, había aprobado y ya no tendría exámenes. Aquel día tocaba latín a segunda hora, una asignatura que me parecía muy fácil y a la vez muy aburrida. No era culpa del latín el hecho de que la clase fuera aburrida, sino de nuestro profesor Juan. Ese profesor, según mis amigas, era el profesor más soso y aburrido del mundo. Por su forma de comportarse, su forma de vestir... decían que era soltero, vivía todavía con su madre y era virgen, eso eran lo que decían algunos compañeros. Claro que eso era nuestra broma particular. Fiel a sus costumbres, empezó a pedir que alguien leyera y tradujera lo que leía. En ese momento yo estaba en mi mundo, mirando la ventana y deseando que se terminasen las clases lo antes posible para tener un verano de ensueño. Las vistas que tenía no eran una maravilla, delante mía solo veía las canchas de fútbol y alguno que otros bancos. Pero a pesar de las muchas veces que había visto el patio, ese día me pareció que iba a ser un día genial.
-Kira, ¿podrías traducir lo que ha leído Roberto?
-Claro -dije sin apartar la vista de la ventana.
Sabía de sobra que toda mi clase me estaba mirando, pero a mí me daba absolutamente igual.
-Dice... -suspiré.-Yo fui lo que ahora eres tú, un viajero, famoso en el mundo entero, y lo que ahora soy, también tú lo serás...-El latín definitivamente se me daba bien.-Acuérdate, pues, de cuidar más el alma que la carne, porque aquellas permanecen, y ésta perece.
Sonreí como una niña pequeña.
-Vaya...
Hubo murmullos en la clase.
-Muy bien, Kira -dijo el profesor intentando mantener la compostura, pero la verdad era que le había impresionado.
-Joder, eres una crack -comentó Raquel.
No me giré para hablar con ella, ahora no me apetecía. Estaba en mi propio mundo. No sabía cuánto tiempo había pasado, cuando empecé a oír sonidos de helicópteros, lo que me pareció muy extraño. Cuando los vi, me fije que eran del ejercito.
¿Estaba pasado algo?-pensé.
Luego oí otro sonido, que solo había escuchado en las películas. Eran sonidos de disparos. Me puse nerviosa estaba pasando algo fuera de lo normal. Y de pronto, mientras mi profesor pedía a otro leer otro texto, se oyó la primera explosión. Todo sucedió muy deprisa y para cuando me quise dar cuenta, la onda expansiva provocó que las ventanas se rompieran. Sentí en mi cara mil cristales clavándose a la vez. Pero eso no fue lo peor, sino que algunos fragmentos se me clavaron en mi ojo izquierdo. Me quedé durante unos segundos sin respiración y sin oír nada que no fuera el latido de mi corazón. En ese instante, solo podía preguntarme a mi misma qué era lo que había pasado.
-¿Kira? -gritó Raquel.
Oí su voz cerca de mi. Yo estaba en el suelo hecha un ovillo, asustada y dolorida.
-Raquel... -dije con voz ahogada.
-Tranquila, saldremos de esta -dijo cogiéndome de la mano.
La miré por el ojo sano. Su rostro estaba cubierto de cortes que sangraban. ¿Cómo estaría yo? Lo único que sentía era toda mi cara ardiéndome, y sobretodo el ojo. El ojo... me dolía mucho. ¿Perdería la vista? ¿Me quedaría sin ojo?
Cuando miré atentamente mi clase, lo que vi fue horrible. Ya no era la típica clase de 30 m2, de paredes color amarillo desgastado y la pizarra rectangular de color verde. Las sillas, los pupitres y la pizarra estaban caídos en el suelo, incluido la mesa del profesor. Todo estaba cubierto de cristales grandes y pequeños. Muchos que habían estado en el lado de la ventana se habían llevado la peor parte al igual que yo. También me fije que el profesor había desaparecido y tuve la sospecha que había huido como algunos de mis compañeros y nos había dejado hay tiranos. Seguí mirando y vi a Jimmy, un chico muy simpático y que era un de mis amigos, que ahora estaba en el suelo, muerto, por culpa de dos grandes trozos de cristal clavados en un ojo y en la frente.
-Jimmy.. .-murmuré sin poder creerlo.
Algunos de nuestros de nuestro compañeros estaban tirados en el suelo heridos o habían desaparecido por la puerta que estaba intacta.
Raquel todavía me tenía cogida de la mano cuando volvió a explotar otra bomba. La onda expansiva nos hizo caer al suelo. Tras un grito, oí el sonido de un hueso rompiéndose.
-Oh... joder. Mierda, mierda, mierda -dijo Raquel, que estaba a mi lado.
Cuando conseguí verla, la encontré en el suelo con la pierna sangrando y se veía el hueso de su rodilla. Teníamos que salir de inmediato de la clase, del instituto. Teníamos que ponernos a salvo.
-Vamos, apoyate en mi -dije levantándome con dificultad y ayudándola a caminar.
-¿Pero qué cojones pasa?
Salimos de la clase, pero las escaleras que nos llevaban a la salida estaban totalmente colapsadas de personas histéricas y asustadas .
-¿Y ahora que hacemos? -preguntó Raquel. Todo parecía perdido, no había forma de salir.
-Haber... -intente pensar.- podemos probar si las otras escaleras están libres.
No fue fácil llegar debido a los escombros y a nuestras heridas, pero llegamos, y como un milagro del cielo, las escaleras estaban libres. Me sentí aliviada.
-Que bien -dijo Raquel con su voz, bastante débil.
Bajamos cuidadosamente las escaleras por si no eran del todo seguras, y también porque Raquel no podía apenas caminar. En ese momento, tenía la esperanza de salir de aquel infierno como ella me había dicho, pero nunca tuve que haber pensado eso, p

_________________
Hagas lo que hagas, lo importante es que no tengas miedo a intentarlo. [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Sarii Forgetful

Mensajes : 15
Puntos Mensajes/Temas : 21 Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.